CONTAR LAS COSAS COMO SON

BLOG DE LA SECCIÓN SINDICAL DE FETE-UGT-ULL

UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA



Contar las cosas como son, al menos en lo que a UGT se refiere es el objetivo de esta sección.

Frente a las medias verdades, las insinuaciones, y la proliferación de adjetivos dominantes en muchos medios cuando se habla de los sindicatos, aquí abriremos el foco, para que todo quede a la vista, los datos buenos y los malos, los que nos afectan a nosotros y a otros.




lunes, 2 de diciembre de 2013

FETE-UGT cree que la aprobación en solitario de la Lomce supone otro gran fracaso para el Gobierno y el ministro Wert.

El Gobierno ha logrado aprobar hoy, con los únicos votos del Partido Popular y el rechazo del resto de los partidos políticos, la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que, además de resultar innecesaria, no se ajusta a las verdaderas necesidades de nuestro sistema educativo, aparece impregnada de una ideología ranciamente conservadora, contempla un conjunto de medidas que resultarán contraproducentes, cuenta con el rechazo de toda la comunidad educativa y nace ya con fecha de caducidad. Contra viento y marea, José Ignacio Wert, el ministro con peor valoración
del ejecutivo de Mariano Rajoy, ha sacado adelante una norma que

  1. carece del mínimo consenso social y político exigible a una ley de tanta trascendencia 
  2. y que se ha elaborado a espaldas del profesorado, 
  3. de sus representantes sindicales, 
  4. de las familias y 
  5. del alumnado,     
colectivos que de una forma continuada han venido manifestando en las calles su preocupación y rechazo por una norma que solo será capaz de producir una enorme frustración entre la ciudadanía.
La Lomce nace en medio de una enorme soledad parlamentaria. Resguardado en su mayoría absoluta, el Partido Popular ha rechazado el acuerdo, la negociación, los puntos en común con el resto de
formaciones y ha optado por una ley que condensa en el ámbito educativo una ideología profundamente conservadora, receptiva tan solo a los postulados de los sectores más retrógrados.

Es una ley que separa al alumnado en distintos itinerarios académicos; establece reválidas que dificultarán la obtención de la certificación académica; promueve la especialización curricular de los centros, lo que conlleva la selección del alumnado y el establecimiento de un modelo profundamente segregador y elitista; devuelve la Formación Profesional a una vía de segunda categoría; revela falta de confianza en el profesorado, al contemplar evaluaciones externas realizadas por personal
ajeno al centro, algo que desmerece la labor educativa y demuestra la falta de reconocimiento del Gobierno y de su ministro de Educación hacia el colectivo docente.

Además, reduce la participación de la comunidad educativa; otorga a la dirección de los centros un mayor poder de decisión y actuación, dándole poderes para la selección del personal docente e incluso para la admisión del alumnado; recentraliza y uniformiza el currículo, debido a la forma en que distribuye entre el Estado y las Comunidad Autónomas las competencias de ambos, lo que conduce a la rigidez y el academicismo del sistema; suprime Educación para la Ciudadanía, y restituye el valor
académico a la Religión, estableciendo una asignatura alternativa y obligatoria, algo que nos retrotrae a épocas pasadas, cuando la religión debería permanecer en el ámbito privado de las personas.

En un momento en el que el Gobierno de Mariano Rajoy ha llevado a cabo profundos recortes en materia de enseñanza y ha disminuido la inversión en educación, la Lomce va acompañada por una memoria económica que no reconoce las necesidades reales y cuyo presupuesto no se ajusta a los costes que va a generar la puesta en marcha de esta ley, ya que las medidas que contiene la norma exigen inevitablemente un aumento de profesorado y de recursos no contemplado en la memoria.

La aprobación de la Lomce no significa el término de las movilizaciones contra la ley. El próximo sábado, 30 de noviembre, la Marcha a Madrid supondrá una nueva oportunidad para seguir expresando el rechazo de FETE-UGT a los recortes educativos y a una norma que no va a suponer ninguna mejora para las necesidades que nuestro sistema educativo requeriría tras un diagnóstico exhaustivo y real en el que esté implicada toda la comunidad educativa. Por ello, la Lomce no supone sino otro gran fracaso del Gobierno de Mariano Rajoy y de su ministro Wert.
28 noviembre 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...